jueves, 28 de abril de 2011

Roscos fritos


Estos roscos son típicos en mi familia en Semana Santa. Se les llama también rosquillas de carrucha (por la forma que tienen). Son de los que quedan consistentes y no demasiado blandos por dentro. Duran bastantes días en perfecto estado.

Ingredientes:
2 huevos
125 ml de leche
125 ml de aceite de oliva
150 gr de azúcar
raspadura de 1 limón
una pizca de sal
1 cucharadita de bicarbonato
harina (entre 700 y 900 gr)
azúcar y canela para cubrirlos

(Nota: tradicionalmente, el aceite de oliva debía estar frito y frío, aunque hoy día es común ponerlo sin freir. Yo creo que hay poca diferencia en el resultado) 

Elaboración:
Poner en un cuenco grande los huevos, la leche, el aceite de oliva, el azúcar, la raspadura de limón, la pizca de sal y la cucharadita de bicarbonato
 Batir con varilla
Cuando esté todo bien mezclado ir añadiendo la harina poco a poco
 
Seguir batiendo con varilla hasta que el peso de la masa didiculte el movimiento
 
Continuamos añadiendo harina, pero ya amasando a mano dentro del cuenco
Cuando ya tenga consistencia suficiente, lo pasamos a la mesa bien espolvoreada de harina
Amasamos bien hasta que la masa quede bien integrada y elástica (no debe quedar dura)
Vamos tomando pequeñas porciones de masa
Formamos una bolita con las manos
Hacemos un agujerito enmedio con dos dedos
 
Y estiramos el rosco dádole vueltas por el centro con las dos manos

 
Por último, hacemos una hendidura bien marcada con un cuchillo, rodeando toda la parte exterior (la forma de carrucha)

 
Los ponemos a freir en una sartén profunda en abundante aceite de oliva bien caliente

 
Se frien frien por ambos lados y se sacan cuando estén bien doraditos
 
Se escurren bien de aceite y se pasan por azúcar mezclada con un poquito de canela en polvo

 
Sólo hay que dejarlos enfriar (al menos un poquito) y ¡listos para comer!
 
Por no faltar a la tradición que yo misma instauré cuando era pequeñita, mi hija me ayudó, pero ella en lugar de hacer roscos hizo bollitos o barritas con la misma masa, que son más fáciles cuando aún no tienes manejo en la cocina (ni tamaño suficiente de manos y dedos)



De todas formas a ella le hizo más ilusión hacerlos que comérselos, pero estamos un par de voluntarias en casa que nos encargamos de eso...

12 comentarios:

  1. ummm, ya me llega el olorcito, vaya rosquilladaaa, si te las pillan mis familiares el otro dia con la limonada, las que yo llevé volaron en un tris,jajajajaj besitoss

    ResponderEliminar
  2. Que rico se parece mucho a nuestra receta de Donas Básicamente es lo mismo. Se ven deliciosos así me gustan con mucha azúcar!!

    ResponderEliminar
  3. Ana: en casa queda algo más que el olorcito. Los hicimos hace unos días, pero aún quedan unos poquitos...

    Sandra: no conocía las Donas, pero he visto tu receta y de aspecto son bastante similares aunque varíen algunos ingredientes. Será cuestión de probar...

    ResponderEliminar
  4. ¡Lo mismo te va lo tradicional ...que lo mas sofisticado...todo te queda estupendo...!Podias haber llevado algunas el miercoles a clase,porque tienen una pinta estupenda y ya he visto que a la manera mas clasica ,sin supermaquina !
    ¡¡¡La parte de tu hija ...GENIAL!!!
    Un beso para la dos

    ResponderEliminar
  5. Mª José, hay que mantener las tradiciones familiares... También he de decir que estaba en La Carolina y no tenía mi maquinita, así que en otra ocasión acabaré adaptando la receta, que la tradición tampoco está reñida con la tecnología...
    Así que esta vez no te he chinchado con mi maquinita, ¿no?
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Mavi, riquisimos los roscos, si necesitas una voluntaria mas, voy rapido, besitos
    PD.si lo adaptas a la maquinita mejor, que eso de las medidas de harina siempre me cuesta.

    ResponderEliminar
  7. Mavi me encantan tus paso a paso, lo haces todo más sencillo. Casi me guio más por las imagenes que por lo escrito ja ja Otra recetita a "pendientes" ja

    ResponderEliminar
  8. Trini, creo que a estas alturas no hacen falta voluntarias; ya han caído todos. La próxima vez intentaré hacerlos en casa con la Thermomix, a ver si concreto un poco más la cantidad de harina.

    ¡Gracias, Karmela! Aunque me cuesta un poco más, intento poner todas las recetas paso a paso, que una imagen a veces vale más que mil palabras y así creo que es todo mucho más fácil de entender...

    Besitos a las dos y ¡feliz feria!

    ResponderEliminar
  9. El otro día me dio por hacer rosquillas, porque durante la Semana Santa no pude, así es que ahora creo que me apetece más. Y no vi tu receta, pero se ve estupenda. Esta forma de hacer el agujero, y luego darle el corte... me gusta, quedan muy bien.
    Qué ricas las rosquillas.

    ResponderEliminar
  10. Mª Ángeles, a veces disfruta uno más con la comida fuera de la época en la que se supone que es tradición comerla...
    La forma de hacer estos roscos es la que se ha utilizado siempre en casa. Mi madre lo tiene apuntado en una libretilla con las recetas de su abuelo. Para mi, quedan mejor que cuando se hace una tira y se unen, ya que no tienen junta por ningún lado.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Mavi, ya he tomado nota y los voy a hacer ....Espero que sean los definitivos pues he probado otros que no, pero confio en que estos sí lo sean.
    Gracias!!!! y te veo en el curso de diciembre de Javier, pues hoy me he apuntado.

    Saludos
    Mª Jesús

    ResponderEliminar
  12. Espero que te gusten Mª Jesús. En realidad con estas recetas tradicionales todos buscamos la que comíamos de pequeños, y nos es que estén mejor o peor, sino que nos hagan viajar en el tiempo o no.

    Ya nos dijo Javier ayer que te habías apuntado al curso de navidad, así que allí nos vemos.

    Saluditos.

    ResponderEliminar