domingo, 30 de junio de 2013

Bizcocho de fresas



 
Hoy empiezo a participar en un reto mensual llamado “El asalta blogs”. En él estamos inscritos una seria de blogs de entre los cuales se elegirá uno cada mes para “robarle” una de sus recetas y publicarlas en el nuestro a final de ese mes.
El blog asaltado este mes ha sido el blog de Raúl “Contigo en la playa”. Es un blog que no conocía y que me ha encantado conocer. Hay muchas y variadas propuestas en sus recetas, muy bien explicadas y sin demasiadas complicaciones en su elaboración.
Yo estuve dudando entre varias para asaltar, pero al final me decidí por este bizcocho de fresas, aprovechando las últimas fresas de la temporada. Me ha encantado el resultado: es un bizcocho jugosito y húmedo con un aroma a fresa muy agradable.
He respetado bastante la receta de Raúl, aunque he hecho algunos pequeños cambios:
  • El yogur que he utilizado es natural en lugar de sabor a fresa, y para compensar este cambio he puesto 300 gr de fresas en lugar de 250 gr.
  • He usado harina bizcochona en lugar de harina + levadura
  • He hecho la mezcla en Thermomix, que para mi es más cómodo.

Espero que os guste tanto como me ha gustado a mi.
 


Ingredientes:

4 huevos
1 yogur natural
300 gr de azúcar
250 g de harina bizcochona
    (o harina+sobre levadura)
300 gr de fresas
50 gr de aceite de oliva virgen extra
Azúcar glas para decorar



Elaboración:
Precalentamos el horno a 190º.
Trituramos las fresas junto a 50 gr de azúcar 50 seg, vel 5 para obtener un puré. Reservamos.

Sin lavar el vaso, y con la mariposa en las cuchillas, ponemos los huevos y los 250 gr de azúcar restante y programamos 5 minutos, a 37º, velocidad 3.
Cuando termine el tiempo, volvemos a programar 5 minutos, vel 3, sin temperatura.
 
Añadimos el aceite de girasol, el yogur y la mitad del puré de fresas. Programamos 10 seg, vel 3.

Añadimos la harina bizcochona (o la harina + la levadura) y lo mezclamos 6 seg, vel 3.

Si el molde que vamos a usar no es de silicona, hay que forrarlo con papel de horno. Vertemos en ese molde la mezcla del vaso.

Por encima, echamos el resto del puré de fresas.

Horneamos a 180º durante 35-40 minutos, hasta que al pincharlo con un palo de brocheta salga limpio.

Lo dejamos enfriar 5 minutos y lo desmoldamos.

Lo espolvoreamos con azúcar glas y lo dejamos enfriar.

Aquí podéis ver lo jugosito que queda.

Si os fijáis en la parte de abajo del bizcocho en esta foto podéis apreciar como queda una capita de mermelada de fresa en la base.
¡Buen provecho!

miércoles, 12 de junio de 2013

Tarta de azucar

La tarta de hoy es de las que apetecen en esta época del año, porque se toma fresquita. Es una especie de flan, pero con un sabor muy peculiar: sabe a caramelo, a toffe… ¡a gloria bendita!

La costrita de azúcar de la parte superior es una delicia, con ese sabor tan especial que le da el azúcar moreno.
Además, es de las de mezclar todos los ingredientes y hornear, así que más fácil no se puede…

 
Ingredientes:
- 360 g de azúcar moreno
- 60 g de mantequilla
- 2 huevos
- 1/2 l de leche
- 60 g de harina


Elaboración:
Precalentamos el horno a 180º.
Aunque no es imprescindible, lo primero que vamos a hacer es pulverizar el azúcar moreno para que la textura de la tarta sea más fina.
En Themomix: trituramos a máxima potencia durante 10 segundos:

Si la mantequilla no está a temperatura ambiente, la troceamos en daditos pequeños.


La añadimos al azúcar, junto al resto de ingredientes y lo trituramos todo bien (en Thermomix, removemos unos segundos a velocidad 8):

Como veis, la parte superior puede parecer que está algo cortada, pero queda así por los trocitos de mantequilla; no hay ningún problema.

Volcamos la mezcla en el molde (el que yo he usado es de 23 cm). Sólo lo podemos usar desmontable si estamos absolutamente seguros de que no se saldrá la masa, porque es demasiado líquida (si tenéis dudas, mejor un molde no desmontable).

Se hornea durante unos 45-50 minutos, según hornos (hasta que la veamos bien doradita). Aquí no sirve la prueba del palillo, porque al ser una especie de flan nunca saldrá seco. Aunque parezca que “tiembla” demasiado, al enfriarse terminará de cuajar y cogerá cuerpo.

Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente y luego la enfriamos en la nevera.


Aquí podemos ver las fotillos del corte:
¡Buen provecho!

domingo, 2 de junio de 2013

Panecillos de hamburguesa - Thermomix

El pan es una de mis asignaturas pendientes. Aparte del pan de pita, que si me sale como tiene que salir, el resto de experimentos que he hecho no me terminan de convencer. El caso es que en esta ocasión sí que puedo cantar victoria, porque estos panecillos han salido realmente bien. Quedan tiernos y esponjosos, y con una buena hamburguesa casera dentro quedan espectaculares... 
Si no los vamos a usar todos en el día, lo mejor es congelar los que nos sobren en cuanto se hayan enfriado para que los tomemos otro día igual de tiernos.


Ingredientes:

150 g de leche entera
125 g de agua
1 huevo mediano
20 g de aceite de oliva virgen extra
10 g de sal
500 g de harina de fuerza
20 g de azúcar
1 sobre de levadura seca de panadería
 
Para pintar los panecillos:
Sésamo
Agua, leche, huevo o leche y huevo  (al gusto)



Elaboración:

Este tipo de panecillos de hamburguesa se pueden hacer facilmente a mano, en panificadora (sólo hasta el primer levado) o con cualquier otro tipo de robot que nos ayude con la masa. Yo los he hecho usando la Thermomix:

Ponemos en el vaso la leche, el agua, el huevo batido, el aceite y la sal: 2 min. 37°, vel 3.

Añadimos la harina, el azúcar y la levadura. Mezclar unos segundos a velocidad 3 y después programar 5 min, vel espiga.

Ponemos la masa en un bol con un poquito de aceite de oliva extendido con papel de cocina. La tapamos y la dejamos levar hasta que doble su volumen en un sitio cálido y sin corrientes de aire (por lo menos una hora u hora y media)

Pasamos la masa a la encimera

Amasamos ligeramente para quitarle el aire.

Cortamos la masa en 8 partes de unos 100 gramos.

Con la porción de masa en las manos la vamos girando y vamos remetiendo hacia la parte de abajo la masa.

Le damos forma de bola sobre la encimera, dejando en la parte de abajo la parte que hemos ido remetiendo.

La ponemos sobre la bandeja de hornear cubierta del silpat y las aplastamos un poco con la mano para que salgan más planas.

Dejarlos levar de nuevo hasta que doblen el volumen otra vez, una hora más o menos.

Precalentar el horno a 220°, calor arriba y abajo (sin aire)

Cuando ya  han doblado el volumen los panecillos, los podemos pincelar:
  • Con agua
  • Con huevo batido
  • Con leche
  • Con huevo y leche

Luego les ponemos de forma generosa unas semillas de sésamo por encima (muchas se perderán en el proceso)

Como no tenía muy claro con qué pincelarlas, he hecho la prueba con las cuatro posibilidades:

Con agua:


Con leche:


Con huevo:

Con huevo y un chorreoncito de leche:

Bajamos la temperatura del horno a 200° y pulverizamos el interior con agua para generar humedad dentro del horno.

Metemos los panecillos y los horneamos entre 12 ó 15 minutos (depende mucho de tu horno).

Este es el resultado:

Los pondremos inmediatamente sobre una rejilla para que no sude la base del panecillo.
En la foto podéis ver los distintos grados de brillo en función de lo que hayamos usado para pincelarlos antes de hornear:
También probé con algunos en versión mini, para pequeñas hamburguesas (de unos 35 g). Lo he puesto encima de los de 100 gr para que veais la diferencia:

Y aquí podéis ver la foto del corte:

Si queréis ver la elaboración en vídeo, pinchad aquí para ver el de Webos fritos, que a mi tanto me ha ayudado.

¡Buen provecho!