miércoles, 26 de septiembre de 2012

Tarta "Guinness" con espumita de queso y Baileys

Esta es una de las tartas que le he hecho a mi Amigo Alberto por su cumpleaños. Es una tarta elaborada con cerveza negra, a la que se le añade también la espumita por encima. La tenía pendiente desde hace muuuuucho tiempo, desde que nos la hizo Javier Vilchez en su curso de cocina elaborada (veo que fue en junio de 2010, casi ná). Conocía también la tarta Guinness de velocidad cuchara, pero me parecía un poco excesiva la cantidad de azúcar, así que he hecho una mezcla de las dos en cuanto a procedimiento e ingredientes.
Es un bizcocho diferente, con un ligero toque a cerveza negra. Lo que más ha gustado ha sido la parte de la espumita, con el ligero toque a Baileys que le da ese puntito…



Ingredientes:



Para el bizcocho
(es conveniente que estén todos a temperatura ambiente)
250 ml de cerveza negra
3 huevos
250 gr de harina
200 gr de azúcar
150 gr de margarina o mantequilla
1 cucharada colmada de cacao puro (15 gr)
1 yogur griego
1 cucharada de vainilla
1 sobre de gaseosas “ el tigre”
   (o 1 sobre de levadura química)


Para la espumita de la cerveza:
350 gr de nata vegetal  (muy fría)
200 gr de queso Philadelphia
Una cucharada de vainilla
225 ge de azúcar (mejor si es glass)
50 ml de Baileys
1 hoja grande de gelatina (opcional)



Elaboración:
Lo primero que tenemos que hacer es el bizcocho de cerveza negra.
Precalentamos el horno a 180ºC.
Por comodidad, lo hago en la Thermomix, aunque no es imprescindible:
Tenemos que tamizar la harina, el cacao, el azúcar y el sobre de gaseosas, para lo que ponemos todos los ingredientes en el vaso de la Thermomix y lo mezclamos todo durante 15 segundos a velocidad 5. Reservamos.

Ponemos en el vaso la cerveza y la margarina o mantequilla, y programamos 3 minutos, 50 º, vel 2 (no importa si no llega a alcanzar esa temperatura, sólo es para que se mezcle bien).

Añadimos a esa mezcla el yogur, la cucharada de vainilla y los huevos. Lo batimos 30 segundos, vel 2 ½.

Ponemos la máquina a velocidad 3 sin programar tiempo, y vamos incorporando a cucharadas por el bocal la mezcla de harina-cacao-azúcar-gaseosas que teníamos reservada.

Verter la mezcla en el molde de horno que vayamos a utilizar. Si no es de silicona, es conveniente forrarlo con mantequilla y harina previamente.

Hornear a 180º unos 30 o 40 minutos, hasta que al pinchar con una brocheta ésta salga limpia.

Sacar del horno y enfriar sobre una rejilla hasta que se enfríe completamente.

Para la espumita de queso y Baileys:
Ponemos a remojo en agua fría la hoja grande de gelatina unos 10 minutos.
Si el azúcar no es glass tenemos que triturarlo  unos 30 seg, velocidad 5-9 progresiva.

Ponemos la máquina a velocidad 3 y vamos añadiendo al azícar glass por el bocal el queso, la vainilla y el Baileys. Reservamos.

Montamos la nata bien fría, con la mariposa a velocidad 3 ½ hasta que esté bien montada.

Una vez está bien hidratada la gelatina la escurrimos bien y la calentamos sólo 5 segundos en el microondas para que se derrita, pero que no hierva.

Mezclamos la gelatina derretida con la mezcla de queso y Baileys, y lo integramos bien. A continuación lo mezclamos con movimientos envolventes con la nata montada.

Para poner la espumita encima del bizcocho de cerveza negra podemos usar una tira de acetato alrededor del bizcocho, de forma que sobresalga por la parte superior. 

Ponemos en ese hueco la mezcla de la nata, dejando la superficie algo irregular para que simule la cerveza. Si lo dejamos cuajar con el acetato alrededor no perderá la forma ni bajará por los lados. Debe cuajar en frío para que coja cuerpo el queso y se solidifique la gelatina.

Quitamos con cuidado el acetato de alrededor:



Aquí teneis unas foto del corte:
¡Buen provecho!

12 comentarios:

  1. ¡Qué buena pinta! ¡La tengo que probar!
    Rosa.

    ResponderEliminar
  2. La hice hace mucho tiempo y me encantó aunque la cobertura de la mía era bastante más simple que la tuya. Debe estar mejor la receta que nos presentas. Me la llevo para probar. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Pilar! La cobertura ha sido una mezcla entre la que hizo mi cocinero en clase de cocina y la de velocidad cuchara. Realmente ha sido todo un acierto, porque salió buenísima.
      Besitos.

      Eliminar
  3. Mavi que tarta mas rica, a mí me ha conquistao lo de la espumita de baileys... que buena!
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando tengas ocasión pruébala (aunque sea con otra tarta, o con unas magdalenas), porque está bueniiiiiiiiiísima.
      Besitos.

      Eliminar
  4. Se habrá quedado encantado tu amigo, tiene un aspecto fabuloso!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Tarta de 10 ,con matricula de honor !!!
    ¡Mira que nos pones el liston alto con todo lo que elaboras! ...y lo peor es que una no se puede resistir a tanta tentacion....
    Seguro que disfrutasteis de lo lindo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Mª José! Aunque creo que eres un poquito exagerada... La miras con muy buenos ojos...
      La verdad es que disfrutamos de un esptupendo día de campo.
      Muchos besos.

      Eliminar
  6. Me acuerdo de esa tarta... qué buenísima estaba! La verdad es que juré y perjuré que la prepararía y siempre se me pasa, ahora que la has puesto aquí me la has recordado y caerá pronto. Te ha quedado fantástica y estoy contigo... la espumita es lo mejor :D

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me encantó cuando la hizo Javier, y la tenía en mente desde entonces. La espumita está criminal... yo le he añadido queso con respecto a la versión de Javier y creo que aún ha mejorado un poquito más, si era posible...
      Besitos.

      Eliminar