domingo, 26 de octubre de 2014

Pencas de acelga rellenas en salsa


 
Como todos los últimos domingos de mes, aquí estamos de nuevo al ataque con una receta para los Asaltablogs, en esta ocasión con cambio de hora incluido. Este mes le ha tocado  al blog El mito del sofrito, un fantástico blog que llevan mano a mano divinamente cuatro féminas: Marisa, Elena, Lourdes y María. La receta que he elegido para asaltar ha sido sus pencas de acelga con disfraz. Ha sido amor a primera vista; es un plato que he preparado muchísimas veces en casa, pero como a veces pasa, de repente te pasas siglos sin volverlo a preparar, así que al verlo no me he podido contener. En casa siempre hemos hecho las pencas rellenas en salsa, así que como siempre me suele pasar, he adaptado la receta a mi modo, aunque me queda pendiente para otra ocasión probar esa cremita con la que ellas acompañas sus pencas. Lo que sí que me he apropiado es de la idea de rellenarlas no sólo de jamón ibérico y queso, como yo siempre he hecho, sino añadir también en el relleno un poco de bechamel. Me ha encantado ese toque y ya se queda en mi receta.

A pesar de ser un poco laboriosas (aunque para nada difíciles), merece la pena hacerlas, ya que ni los más acérrimos enemigos de las acelgas encontrarán en este plato ni resto de ellas.
Las mejores acelgas para esta receta son las que tienen las pencas bien grandes y blanquitas. Si no las encontramos grandes lo que sí que es imprescindible es que sean bastante planas, para que se rellenen con comodidad.

Ingredientes:


1 manojo de acelgas (el mío, con 10 hojas)
125 gr de jamón ibérico (muy fino)
100 gr de queso manchego semicurado
Bechamel  (opcional pero recomendable)
2 huevos (para rebozar)
Harina (para rebozar y para la salsa)
Aceite de oliva virgen extra (para freír)
1/ 2 cebolla
50 ml de vino (yo uso El Guiso)
200 ml de caldo de pollo casero

Elaboración:

Comenzamos separando las pencas del resto de la hoja de acelga. Cortamos un dedo por debajo de la parte verde para quedarnos con la penca.

Las hervimos en abundante agua con sal durante 10 minutos.

Mientras hierven, cortamos el queso en lonchas bien finas.

Pasados los 10 minutos, las escurrimos (podemos reservar un vasito de agua de cocción por si se la queremos añadir al caldo)  y las secamos con papel de cocina para que no se les pegue mucha harina. Las vamos cortando y colocando en parejas del mismo tamaño para que queden parejas cuando las rellenemos.
Untamos las dos mitades de las pencas con un poco de bechamel.

En uno de los lados colocamos encima jamón ibérico:

Y el queso:

Colocamos la otra mitad de la penca encima, hasta que las tengamos todas listas.

Para rebozarlas, las pasamos primero por harina, luego por huevo (batido, con un poco de sal) y las freímos en aceite de oliva virgen extra hasta que están doraditas por todos lados.
Las sacamos de la sartén y las ponemos a escurrir sobre papel de cocina para quitarles el exceso de aceite.

Cuando las tengamos todas fritas, hacemos la salsa:
Salteamos ½ cebolla cortada bien pequeñita en una cacerola con el fondo cubierto de aceite de oliva virgen extra.

Cuando empiece a estar doradita, añadimos una cucharada de harina y la sofreímos bien hasta que empiece a dorar.

Añadimos el vino, y lo dejamos reducir a fuego fuerte para que se evapore el alcohol. 

Cuando se ha evaporado casi por completo, añadimos el caldo de pollo.

E incorporamos las pencas fritas que teníamos reservadas.

Si parece que hay poco líquido o nos gustan con mucha salsa, podemos añadir un poco del agua de cocción de las pencas.
Lo dejamos hervir al menos 5 minutos destapado, para que engorde un poco la salsa. Si nos gusta la salsa más concentrada y espesa lo dejamos reducir un poco más.
Mientras tanto, partimos en trocitos pequeños el jamón ibérico que nos quedó de rellenar las pencas.


Lo incorporamos antes de apagar la olla para que dé un hervor. 


¡Y ya están listas para servir!

Aquí podéis ver el corte. Quedán bueníiiiiiiiisimas. En casa las comen incluso mis hijos, ¡no os digo más!

¡Buen provecho!

23 comentarios:

  1. Whooo!! rico, no, riquísimo!! tanto que me las llevo !! un besazo

    ResponderEliminar
  2. Una receta riquísimo y como tu dices, laboriosa. Pero en casa la tendremos que hacer porque somos unos enamorados de las acelgas. Yo siempre suelo hacer las acelgas en refritos o pucheros pero he aprendido a hacerlas fritas y ahora rellenas! qué alegria compartir contigo el asalto a als acelgas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene un poco de trajín, pero merece la pena. Yo no necesito para nada disfrazar las croquetas, pero con mis hijos me viene genial: así se las comen divinanamente.
      Me voy a ver tus acelguillas.
      Besos.

      Eliminar
  3. Ohhhhhh, esta receta me parece la mar de original e interesante!!! Seguro que estaba buenísima!!!! Me encanta!!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  4. Qué buena pinta!! Seguro que está riquísimo. No se si he hecho bien poniéndome a leer vuestros asaltos a estas horas, tengo un hambre... cada vez que veo una cosa como esta se me hace la boca agua! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco cruel castigar así al estómago antes de comer, jajaja...
      ME alegra que te hayan gustado.
      Besos.

      Eliminar
  5. Que ricas están estas pencas así cocinadas

    ResponderEliminar
  6. Hoola!
    Que gustazo que te hayas animado a preparar lo que para nuestro gusto es un plato rebuenísimo, en general estas recetas acoquinan un poco a la gente, pero si hay mano cocinera, no hay problema. Y aquí se ve esa mano!!
    Besoss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      ¡El gustazo ha sido mío!
      Comparto la misma opinión sobre el plato. Y si alguien sigue pensando que por ser acelgas no le van a gustar, no sabe lo que se pierde...
      Besitos.

      Eliminar
  7. Mmmmm que paso a paso mas bien explicado!!! Asi me animo fijo, se ven de lujo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísmas gracias! Espero que te gustem. En casa nos encantan.

      Eliminar
  8. Mavi!! como no le van a gustar a los niños eso tiene una pintaaa!! merece la pena el trabajo si el resultado es ese! muy bien explicado chica me lo quedo. un beso

    ResponderEliminar
  9. Jo, que ricas se ven y que originales asi con el relleno y rebozadas y con su salsita, vamos una delicia absoluta!!!!
    besotessssss

    ResponderEliminar
  10. Vaya delicia de plato, las he probado rellenas pero no en salsa, qué ricas. Bss

    ResponderEliminar
  11. A mí me encantarían, pero creo q en casa no colarían. Uno de esos dîas q esté sola en casa me las preparo.

    ResponderEliminar
  12. he de confesarte que en mi vida he probado las pencas, recuerdo que de pequeña en mi casa preparaba mi madre acelgas y a nosotras no nos gustaban nada pero imagino que no estarán igual y mucho menos cuando están rellenas, verdad?
    De todas formas me pones tu asaltao delante y lo probaria con mucho gusto ya que la pinta que tiene es estupenda
    besoss

    ResponderEliminar
  13. Claro que con ese relleno no me podría resistir a esas pencas, habrá que darle segunda oportunidad a las acelgas. Beso.

    ResponderEliminar
  14. Siempre que veo pencas rebozadas me dan unas ganas tremendas de probarlas, y luego nunca me acuerdo! Bueno, eso y que dan bastante trabajo! Que menudo paso a paso más bueno has hecho! La verdad es que tenían que estar súper sabrosas con el queso y el jamón. Y el rebozado te ha quedado con un aspecto muy ligerito, no se ve nada grasiento. Muy ricas estarían sí, se nota.
    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Tienen que estar buenísimas!!!! El caso es que yo llevo desde mi infancia un poco peleada con las acelgas. Pero, cocinadas así parecen comestibles, jajajaja. Lo probaré.
    Un beso!!!!!

    ResponderEliminar
  16. mmm que bueno!nunca he probado las pencas pero tomo nota porque yo creo que así estarán buenísimas asi que me apunto la receta
    Un beso
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar