viernes, 11 de enero de 2013

Tarta de obleas y chocolate

Hace tiempo que tengo pendiente esta tarta. La he visto publicada en varios blogs, con diversos rellenos y presentaciones. Al final me he decantado por la versión chocolateada de bocados de cielo con algunas pequeñas variaciones. Hay que hacerla el día de antes para que se asiente bien, lo que en numerosas ocasiones es una gran ventaja. 
Es una tarta con una textura curiosa, porque las obleas pierden por completo su textura y quedan blanditas y completamente integradas en el flan de chocolate.
Las obleas no son difíciles de encontrar. Yo las he comprado en Mercadona y en Carrefour, auque me consta que las hay en otros supermercados.
La próxima vez la haré alternando capas de flan normal y flan de chocolate...

Ingredientes:
Un paquete de obleas
800 ml de leche
Un sobre de flan
70-100 gr de azúcar
200 gr de chocolate de postres
70 gr de mantequilla
(Opcional: una cucharada de ron o Cointreau)

Elaboración:
Si lo hacemos de forma tradicional, tenemos  que desleir en un vaso de leche fría el sobre de flan y reservar. Ponemos en un cazo el resto de la leche, el azúcar el licor (si no es para niños) y el chocolate troceado. Lo llevamos al fuego sin parar de remover hasta que empiece a hervir. Entonces añadimos el preparado de flan disuelto en leche, y seguimos removiendo hasta que empiece a hervir. Lo apartamos del fuego y le añadimos entonces la mantequilla, removiendo para que se integre bien.

Yo lo he hecho con la Thermomix:
Troceamos el chocolate en la Thermomix dando unos golpes de turbo, y terminando de triturarlo unos segundos en velocidad 5-10 progresiva.

Añadimos al vaso la leche, el sobre de flan, el azúcar (y el licor si lo queremos añadir; en este caso era para niños y le puse un chorreoncito de vainilla líquida). Programamos 9 minutos, 100º, vel 3. Es necesario que se alcancen los 100º, así que si terminado ese tiempo aún no ha llegado a esa temperatura programamos algún minuto más. 

Podemos comprobar la consistencia con una cucharada, dejando que se enfríe un poco y observando si cuaja lo suficiente. A mi no me ha hecho falta, pero si estuviera muy líquida podríamos añadir un poquito de maizena desleída en un poco de leche fría para que espese.  

Añadir la mantequilla y volver a triturar unos segundos en vel 3 para que se integre.

Empezamos a montar la tarta con el chocolate caliente, para que no cuaje el flan y lo repartamos más fácilmente.
Aunque no es imprescindible, es muy útil utilizar un aro de pastelería ajustable: ponemos la primera oblea y ajustamos el aro a ese tamaño, añadiendo un pequeño espacio extra para que nos quepan bien las obleas según vamos añadiendo capas.

Ponemos unas cucharadas del chocolate sobre la oblea y lo repartimos rápidamente por toda la oblea antes que cuaje.

Cubrimos con otra oblea y volvemos a cubrir de chocolate. 

Seguimos añadiendo capas mientras nos quede chocolate, teniendo en cuenta que la última capa debe ser de chocolate y con un poco más de cantidad que en las capas intermedias para que cubra bien toda la superficie y los laterales.

Adornamos con lo que más nos guste (en esta ocasión yo he usado nubes pequeñitas). Podría haber adornado la tarta al desmoldarla, pero prefería que quedaran integradas.

Lo tapamos bien y lo metemos al frigorífico unas horas, mejor de un día para otro.
Cuando lo vayamos a servir, retiramos el aro ajustable y ¡listo para comer!

Mirad que capitas tan estupendas se ven en el corte.

¡Buen provecho!